De la limosna a la inversión «legal»: la compleja financiación terrorista Leer más: De la limosna a la inversión «legal»: la compleja financiación terrorista

Las arcas de los terroristas se nutren cada vez más de recursos provenientes de una compleja financiación, de fuentes a las que es difícil seguir el rastro y que van desde la obligada limosna del Islam (zakat) hasta las inversiones "legales" en países que controlan, pasando por el crimen organizado.

Financiación que ha permitido, entre otras cosas, costear algunos de los atentados más trágicos como el del 11S en EEUU en 2001 (entre 400.000 y 500.000 dólares); el 11M en Madrid en 2004 (unos 15.000 euros); el del 7J en Londres un año después (unos pocos cientos de libras) o los recientes ataques en París (20.000 euros).

No son cifras elevadas en comparación con lo que los terroristas llegan a "ingresar" con esas fuentes de financiación para no solo atentar, sino para sufragar el reclutamiento de nuevos activistas, su formación, la propaganda, la infraestructura y la provisión de recursos.

Según fuentes consultadas por Efe, las organizaciones terroristas vinculadas al yihadismo hacen uso de vías legales para engrosar su "tesorería", entre ellas la zakat, que viene a suponer una limosna obligatoria que impone el Estado Islámico o Dáesh en las zonas que controla y que se cifra en aproximadamente un 2,5 por ciento de la renta anual del "donante".

Hasta algunas ONG son utilizadas para desviar fondos a los terroristas, algunas de ellas ubicadas en Arabia Saudí, Kuwait, Pakistán y Afganistán, e incluso, dirigidas en la sombra por las organizaciones radicales.

Fuente: http://www.larazon.es/internacional/de-la-limosna-a-la-inversion-legal--...

fuente_original: 
La Razón 7 de febrero de 2016