Artículos

La investigación de los delitos de tráfico de drogas, ante novedosas y sofisticadas formas de comisión, la organización de sus autores en complejas y enraizadas estructuras criminales, y su frecuente desarrollo en un marco supranacional, requiere de fuentes de prueba cada vez más sofisticadas, pero cuyo uso en ocasiones puede lesionar derechos fundamentales. En este trabajo se expone la evolución de la doctrina jurisprudencial en relación con la proscripción de la
prueba ilícita en esta materia, denunciándose su tendencia a la relativización y flexibilización de los mecanismos de reacción frente a la vulneración de los derechos fundamentales por la práctica de determinadas diligencias de prueba, que llega a desnaturalizar el contenido del art. 11 de la LOPJ.

Publicado: Mar, 04/14/2015 - 14:06

El hallazgo casual, o descubrimiento ocasional, refiere a las fuentes de prueba de la comisión de uno o varios delitos, obtenidas en el marco de la práctica de diligencias para la investigación de uno o varios delitos distintos, así como las fuentes de prueba de la comisión de uno o varios delitos por parte de un tercero ajeno a aquel o a aquellos que estaban siendo investigados en el marco de la diligencia de prueba en cuya práctica resultan obtenidas; es decir, la aparición de evidencias probatorias no buscadas y relativas a la comisión de ilícitos penales ajenos a aquellos que fundamentaron la práctica de la diligencia de prueba en la que son advertidas, o bien cometidos por persona o personas distintas a las investigadas. Hallazgos casuales descubrimientos ocasionales que de sólito se revelan en la práctica de las diligencias de entrada y registro domiciliario o en la diligencia de intervención telefónica, en las que se desafectan los derechos fundamentales que les son subyacentes mediante la correspondiente autorización judicial.
En el presente estudio, abordaremos el análisis y exposición de la doctrina jurisprudencial y científica elaborada en torno a la realidad del hallazgo casual o descubrimiento ocasional, puesta en relación con la práctica de las dos diligencias de prueba anteriormente indicadas, advirtiendo, por una parte, la carencia de regulación legal al respecto, y, por otra, la ausencia de un cuerpo doctrinal único y uniforme legitimador de la oportunidad de su recurso o de la validez de las evidencias probatorias así obtenidas, resaltando sus lagunas y aspectos más controvertidos.

Publicado: Mar, 04/14/2015 - 13:54

El presente trabajo tiene por objeto la exposición y análisis del texto que conforma el
Anteproyecto de Ley Orgánica de modificación de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para la
Agilización de la Justicia Penal, el fortalecimiento de las garantías procesales y la regulación
de las medidas de investigación tecnológicas, aprobado el pasado 5 de diciembre de 2014 por
el Consejo de Ministros; modificación proyectada que pretende una afectación sustancial de
importantes aspectos del vigente proceso penal.

Publicado: Mar, 04/14/2015 - 12:35

An analysis of both criminological phenomena from a comparative criminological perspective so as to determine, having previously established descriptive and identifying indicators, the differences between each one of these manifestations as well as the hybridization phenomena that could take place, in order to establish a clear defining frame that allows for the separate identification of both phenomena and permits the development by the states of a variety of public initiatives, both preventive and reactive in their nature.

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 18:43

A comienzos del siglo XXI los márgenes de maniobra a nivel estatal son cada vez menores, entre otros motivos por los propios efectos de la Globalización, lo que exige adoptar ineludiblemente medidas de carácter internacional. El concepto restrictivo de seguridad nacional ha quedado casi obsoleto, o al menos no responde a la nueva situación emergente.

Ningún país es invulnerable ante las redes internacionales de delincuencia organizada, que, desde la perspectiva de la seguridad global, han experimentado con celeridad un salto cualitativo, transformándose hasta alcanzar la categoría de amenaza estratégica.

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 18:37

A pesar de la heterogenidad casuística existente a nivel internacional con relación al papel desempeñado por las Fuerzas Armadas, su dedicación y empleo (o la decisión de no hacerlo) en la lucha contra la delincuencia organizada en concreto genera, al día de hoy, no pocas controversias. Defensores y detractores esgrimen razones y argumentos para defender el rol que se desea otorgar a las Fuerzas Armads (o arrogarse estas mismas, según cada caso), como proveedoras de seguridad ciudadana frente al crimen organizado. Su inicial empleo en la confrontación contra el tráfico de drogas por todo el mundo ha propiciado el debate sobre su plena inmersión en la lucha contra toda tipología de delincuencia organizada, lo cual ha generado, de facto, diversos escenarios. Se pretende hacer una reflexión al aire de los pros y contras que se derivan de la implicación de las Fuerzas Armadas en la lucha contra la criminalidad organizada, extraídos del análisis casuístico de los principales escenarios vigentes en el mundo, tratando de identificar cuál de todos los posibles marcos de actuación marcará la tendencia en la escena internacional, acerca de cuál debe ser el compromiso de las Fuerzas Armadas frente a la criminalidad organizada, y cómo deben ejecutarlo.

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 18:30

Tradicionalmente la lucha contra la delincuencia organizada se ha mantenido al margen del ámbito penitenciario, lo que ha constituido uno de los errores estratégicos más signicativos en la confrontación contra el fenómeno criminal organizado. Esta dejación ha favorecido, en algunos países, la materialización del peor escenario penitenciario posible (la captura del sistema penitenciario por parte de la delincuencia organizada), congurando una importante amenaza a su seguridad y por extensión (contagio criminógeno), habida cuenta de la creciente transnacionalización de la criminalidad organizada, a la seguridad internacional. Ante tal escenario, el recurso a la explotación de la inteligencia criminal para contrarrestar la proyección de la delincuencia organizada no representa una elección sino una imperiosa necesidad.

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 17:46

El modelo de participación en asociación (u organización criminal
con amplios antecedentes históricos, de gran raigambre en el Derecho
Comparado, debe ser ahora analizado a la luz de una nueva macrocriminalidad,
que actúa realizando acciones de amplio espectro, donde los sujetos
activos suelen ser grandes organizaciones criminales, los bienes jurídicos
plurales (de índole colectivo e individual) y las víctimas son prácticamente
indeterminadas. La criminalidad organizada de nuestros días, expresada
en los tráficos de personas, niños, órganos humanos, prostitución, capitales
ilícitos, drogas y un largo etcétera, ha sido capaz de beneficiarse de los avances tecnólogicos y de la libertad de los mercados para dar un salto
cualitativo en su actuar criminógeno y ofrecernos un tipo de delincuencia
que parece no ser fácilmente definible con los parámetros tradicionales de
las categorías penales

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 13:06

Después del 11 de septiembre de 2001, en que no sólo se ha hecho
evidente para el mundo la vulnerabilidad de las sociedades postindustrializadas,
sino también la capacidad criminógena de las organizaciones
ilícitas, cobra especial vigencia el análisis del instrumento penal que posee
la mayoría de países de nuestro entorno cultural, que es la tipificación
del delito de asociaciones ilícitas, definido en el art. 317 del CP. El interés
por perseguir las organizaciones que tienen como finalidad la comisión
de delitos, es aún mayor en el Perú sometido durante una década a un
régimen corrupto, que en nada se alejó en su actuar al de las organizaciones
criminales.

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 12:52

Uno de los caracteres del Derecho Internacional contemporáneo es el de la
humanización del ordenamiento jurídico internacional. Es por ello que a lo
largo de décadas desde la creación de Naciones Unidas en 1945 se ha desarrollado
con consistencia el Derecho Internacional de los Derechos Humanos.
Las bases del mismo lo tenemos tanto en la Carta de Naciones Unidas
como en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y en
multitud de tratados internacionales desarrollados posteriormente, en materia
de protección de los Derechos Humanos, y también en materia de persecución de aquellos individuos que hayan vulnerado tales Derechos Humanos en el ámbito del Derecho
Penal Internacional.
Por otra parte, el fenómeno del aumento de la Delincuencia Organizada Transnacional se ha desarrollado paralelamente al fenómeno de la globalización económica. La multitud de actividades delictivas de los grupos del crimen organizado son múltiples. En el caso que nos ocupa es de especial gravedad la trata de personas y el tráfico ilícito de migrantes.

Publicado: Jue, 04/02/2015 - 12:11

Páginas